Benamejí es tierra de inspiración

Benamejí es un bello rincón del centro de Andalucía con multitud de encantos naturales y culturales, un oasis que ha sido a lo largo de los siglos tierra de inspiración para escritores, pintores, cantaores, actores, etc…

Creativos de todos los tiempos que dejaron un legado universal encontraron en esta tierra de mitos y leyendas la conexión perfecta para crear un trabajo que inmortalizó el nombre de Benamejí en la Literatura, Pintura, Copla, Flamenco, Teatro, Cine, etc…

Quizás el primer trabajo de relevancia que debamos destacar sea el cantar de La niña de Gómez Arias, fuente de una glosa de Sebastián de Horozco, aparece en el entremés del viejo celoso de Cervantes, una novela romántica de Trueba y Cossío, las comedias de Vélez de Guevara y de Calderón, así como incontables alusiones en otros trabajos.

“Señor Gómez Arias,

duélete de mí,

no me dejes presa en Benamejí”.

Calderón de la Barca «La niña de Gómez Arias»

El Castillo de Gómez Arias era un bastión inexpugnable por las tropas que lo asediaban, el castillo árabe Hins Banir Basir, Castillo de Benamexir, pasó en repetidas ocasiones de manos de las tropas árabes a manos de los y cristianos, hasta que en 1.361 vuelve a reconquistarlo D. Pedro I de Castilla, siendo destruida la fortaleza Castillo de Gómez Arias, llamada así por haber tomado el nombre de uno de sus Alcaldes.

Esta fortaleza fue más tarde reconstruida, en 1495 tenía la tenencia del mismo el señor de Palma de Río, Luís Porto Carrero y tres años después, Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán.

Este Castillo sirvió también de inspiración a Pío Baroja en la ‘Feria de los Discretos. Si seguimos de la mano de la literatura universal debemos hacer un alto en Federico García Lorca quien mencionó en su obra en tres ocasiones a Benamejí.

Poema del cante jondo

Escena del teniente coronel de la Guardia Civil

Luna, luna, luna, luna,                  

del tiempo de la aceituna.                          

Cazorla enseña su torre               

y Benamejí la oculta.

Romancero Gitano

Muerte de Antoñito el Camborio

Mis cuatro primos Heredias

Hijos de Benamejí.

Lo que en otros no envidiaban,

ya lo envidiaban en mí.

…….

Y cuando los cuatro primos

llegan a Benamejí,

voces de muerte cesaron

cerca del Guadalquivir.

Rafael Alberti, el cantor de la Bahía gaditana, fue también el poeta de la otra Andalucía, en su trabajo El Alba del alhelí -un libro bello, conmovedor, exquisito y transparente- descubre al lector la otra Andalucía, la de las tierras de adentro, la de las hoscas serranías llenas de brutales contrastes. En ella cita a Benamejí en el poema ¿Por qué vereda se fue?.

¿Por qué vereda se fue?

¡Ay aire, que no lo sé!

¿Por la de Benamejí?

¿Por la de Lucena a Priego?

¿Por la de Loja se fue?

¡Ay, aire, que no lo sé!

Ahora recuerdo: me dijo

que caminaba a Sevilla.

¿A Sevilla? ¡No lo sé!

¿Por qué vereda se fue?

¡Ay, aire, que no lo sé!

Una mención especial merece “La Duquesa de Benamejí” obra de los geniales hermanos Machado convertida en epicentro de un importante producto turístico cultural en Benamejí donde se puede disfrutar del Centro Museo “La Duquesa de Benamejí” lugar en el que se puede hacer un recorrido por el bandolerismo romántico e histórico, y alcanza su momento álgido cada dos años cuando el Ayuntamiento de Benamejí en colaboración con los colectivos culturales de la localidad llevan a escena un macro espectáculo con formato de ópera teatral en el que participan unos 150 artistas locales.

La Duquesa de Benamejí es una obra de teatro escrita por Manuel y Antonio Machado, estrenada en 1932. Esta narra la historia de amor que surgió en el pueblo de Benamejí, entre una joven de la nobleza, Reyes, Duquesa de Benamejí, y un bandolero, Lorenzo Gallardo. Margarita Xirgu fue la actriz que dio vida por primera vez, en el Teatro Español de Madrid, a este peculiar personaje.

Posteriormente se estrenó en 1949 la película, basada sobre la obra de teatro de los hermanos Machado, y dirigida por Luis Lucía. Una película que tuvo un gran éxito en su estreno, con el papel de Amparo Rivelles encarnando a la duquesa y a la gitana a la misma vez.

También es cine de la mano de El balcón de la luna una película de 1962, que contó en el reparto con Lola Flores, Paquita Rico y Carmen Sevilla entre otros, en la que Lola Flores interpretó a la cantante Cora Benamejí. Una bonita coincidencia de una de las más grandes de nuestro cante y el cine con esta tierra de inspiración.

El nombre de Benamejí ha atraído histórica e incesantemente a escritores como los ya citados Calderón, Lorca, los Machado, y otros como Cernuda. Francisco Umbral escribió en el diario El Mundo en La Mirada de Umbral aquel “Ese olor a Benamejí y Sembradura”.

Atraídos por esta tierra de Bandoleros también escribieron de Benamejí uno de los autores de la generación del 98, Ramón Mª del Valle-Inclán (1866-1936), en su Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte, obra publicada en 1927. No podríamos dejarnos atrás a Manuel Fernández y González quien escribió El Chato de Benamejí.

Juan Bernier, poeta cordobés del grupo Cántico, escribió el texto titulado “Benamejí, su Palacio y Lorca” entre otros trabajos, atraído por la historia y patrimonio de nuestra villa.

“Estuve en Benamejí del zéjel y del romance, la posada blanca de los tres caminos. Donde no va uno sino que se queda. Porque al atardecer, cuando desde su atalaya de Jesús del Alto, el horizonte esfuma las notas geográficas de las tres provincias, Málaga, Córdoba y Sevilla, surge la pena amplia de una guitarra, para decirnos que tenemos una Andalucía de ensueño, donde se juntan las voces, las músicas, los aires de tres corazones en un latido. Allí está el contrabando de lo andaluz, de lo flamenco; el alijo misterioso de lo lírico y de lo telúrico.”

Cerramos este apartado literario destacando la figura de Antonio Nieto Delboy y su infinidad de trabajos que forman parte de nuestro patrimonio cultural.

Benamejí es copla cantada por Diana Márquez en la copla titulada “Rosa de Benamejí” de la cantante Diana Márquez. Copla en “Antonio Vargas Heredia” donde Benamejí aparece en el legendario estribillo “De Puente Genil a Lucena, de Loja a Benamejí” cantado por Imperio Argentina, Carlos Cano, Miguel Póveda, Sara Montiel, Rocío Jurado, Manolo Escobar, Manuel Pombo o Plácido Domingo.

También es canción de la mano de una de nuestras artistas más internacionales Rocío Dúrcal quien en sus orígenes artísticos se llamó Rocío Benamejí.

Hablar de cante flamenco en Benamejí es hablar de FLAMENCO con mayúsculas. En Benamejí vivió y falleció el gran cantaor Cayetano Muriel ‘Niño de Cabra’, quien da nombre a la peña flamenca de la localidad. También nació en este pueblo Salvaorillo de Jerez, uno de los maestros de Don Antonio Chacón

Benamejí es pintura de José María Labrador y Francisco Plasencia Cabello, y zaguanes con pinturas decorativas únicas en esta tierra tan especial, pinturas decorativas declaradas patrimonio inmaterial de Andalucía.

Esta localidad es una joya del folclore, futo al trabajo de multitud de colectivos de la localidad que han recuperado, conservado y difundido un rico patrimonio musical que hace de esta localidad una joya de la música tradicional.

Ricardo Molina, en su obra “En tierra y espíritu” menciona Benamejí con una bonita coplilla que dice así:

Río de Benamejí

Deja pasar a un serrano

Que viene de tierra lejas

“cargao” de contrabando